miércoles, noviembre 21, 2007

Entrenando en tiempo caluroso


Estos dos ultimos días hemos tenido temperaturas que han superado los 33 e incluso los 34ºC situación completamente anómala para el mes de noviembre en Chile central.

Asi como toqué el tema del entrenamiento en tiempo frío, creo que es conveniente exponer algunos puntos claves para el entrenamiento en días de mucho calor.

Anoche comenzamos a entrenar a las 8PM, en el dojo que recién se había desocupado de la clase anterior. Aún hacía mucho calor (unos 28 o 29 ºC calculo yo) y las ventanas abiertas y el ventilador no ayudaban mucho a renovar el aire húmedo y oloroso que nos regalaran los alumnos que se acababan de ir.

Con esta temperatura, los ejercicios preliminares se limitaron mas bien a las elongaciones clásicas, y preparación de las articulaciones y tendones para el trabajo posterior. Este trabajo dura habitualmente entre 20 y 30 minutos, pero ayer fue relativamente corto (10 min), agregando 20 minutos de trabajo muscular y aeróbico intenso a la rutina técnica habitual... y creo que fue eso lo que "mató" a la concurrencia, antes de lo presupuestado.

El resultado de las flexiones de brazos, los abdominales, las sentadillas con diferentes tecnicas de "geri", los saltos con rodillas al pecho y la sesión de tsuki en shiko dachi dejaron a varios turulatos y sudando profusamente mucho antes de lo presupuestado.

En estos días de mucho calor, resulta crucial la apropiada hidratación, antes, durante y después del entrenamiento. Resalto el "durante" pues es importantísimo beber líquidos durante el ejercicio para mantener una adecuada temperatura corporal y un correcto funcionamiento de los músculos y otros organos internos.

De igual forma resulta importante que el instructor esté atento a los signos de agotamiento de sus alumnos. Tal como lo vimos anoche, el profesor a cargo le indicó a algunos que se detuvieran por algunos minutos o que se recostaran con los pies en alto para disminuir el malestar provocado por la deshidratación o el cansancio producido por el entrenamiento en el dojo que estaba muy caluroso.

Esto no debe considerarse como signo de debilidad o como falta de kimé o espíritu. Simplemente hay personas que toleran mejor el estress térmico y el ejercicio en tiempo caluroso que otros y es importantísimo que cada uno conozca sus propios límites físicos y sepa cuando es necesario hacer una pausa para recuperarse.

El karategi, tampoco facilita el entrenamiento en tiempo caluroso. La situación ideal para este tiempo es contar con un "gi" de verano, de una tela muy liviana. Existen algunos (como el Meikyo Ativix), fabricados con una mezcla de algodon y poliester y permiten una rapida evaporacion del sudor, a diferencia de los uniformes de algodon que absorben el sudor. Una alternativa menos ortodoja podría ser eliminar la parte superior del gi y entrenar en una camiseta de manga corta. Dejo la idea lanzada.

De cualquier forma, el entrenamiento estuvo entretenido (como siempre) y al final salieron todos caminando por sus propios medios, muy sudados, pero contentos.